A todas esas personas que se nublan cuando alguien brilla.

A todas esas personas que se nublan cuando alguien brilla; tranquilos cabemos todos.

 

Sí, para todas esas personas que parecen sentirse agobiadas cuando alguien más brilla, recuerden que este es un mundo hecho para todos y unos cuantos más que vienen detrás. Personas que parece les ardiera el alma cuando ven el triunfo de alguien más, pareciera que los ojos les ardiese cuando ven como la otra persona brilla de felicidad; en vez de desperdiciar su tiempo en odio dedíquense a brillar con su propia luz.

 

Esa luz con la que cada uno nace y que parece apagarse con el tiempo y la falta de interés por la vida propia y más por la de alguien más. Es verdaderamente triste y vergonzoso también, estar al pendiente de la vida ajena primero que la vida propia, viviendo a través de los demás y no fabricando el mundo de sueños que de niños quisimos lograr.

 

Es así como el tiempo y la vida se nos escapa de las manos sin darnos cuenta, porque incluso nosotros desaprovechamos muestro propio brillo tratando de lograr el de alguien más, estando más al pendiente de las acciones del otro que de las de nosotros mismos. Y no se vale, suena muy aburrido y poco atractivo no tratar de brillar en un mundo donde cabemos todos, hay que hacerle entender a todas esas personas sin vida propia que por algo vinieron a este mundo, no solo para opacar y sentirse opacado por el de al lado.