A veces es bueno negar a un ex que manche nuestro currículo.

En definitiva hay susodichos que si se ganan el nombre de innombrables. Y no es un acto de cobardía, más bien de juicio.

 

Imagen: Pinterest.

 

Ese perfume masculino que llego y se quedó, el que no supiste cómo ni en qué momento entro a tu vida, y sin embargo le lleno un poco de color. No estoy en contra del pasado, y mucho menos de mal poner a las personas, con lo que si estoy de acuerdo es que durante toda nuestra vida pasaran miles de personas, cada uno con momentos y acciones debajo de sus brazos para cautivar y sacudir nuestra vida.

 

Imagen: Eslamoda.

 

Pero, existirán esos viajantes amorosos, ya sea por físico o actitud es preferible no nombrarlos más en la historia de nuestra vida. Más por sus acciones, en su mayoría con escases de cordura, porque creo que todas en alguno momento nos hemos involucrado con un individuo de esta clase; algún posesivo, celoso, caprichoso o mal amante.

 

 

Imagen: Pinterest.

 

Si, quizás lo último importe poco o quizás bastante, pero en su mayoría están en esa lista de innombrables, los celosos y cobardes, intensos y posesivos. Los que pensaban que solo éramos parte de su vida y que no teníamos una propia, los que creían que daríamos la vida por ellos, y los que con un supuesto amor nos clavaron millones de espinas.

 

Imagen: Weheartit.

 

Porque si existen esta clase de ex amores, los que en definitiva no deben ser nombrados en nuestro currículo amoroso por sus características, ni siquiera como referencia, pues su presencia hizo se mareara nuestra vida.