Alborótame la mente… y el cuerpo será cuestión de tiempo.

Si sacudes mi mente y tranquilizas esa rotunda costumbre en mí de pensar y sobre analizar, créeme que será cuestión de tiempo para que mi cuerpo reaccione ante tus caricias mentales.

 

Weheartit

 

Me cautivan las personas que me embriagan la mente sin ni siquiera tener que colocar un dedo sobre mi piel. Personas tan complacientes con mi cabeza que no es una obligación de su parte, sino más bien una revelación de esa personalidad tan exótica que pocos tienen.

Estoy segura qué de encontrar una persona tan compleja como la que pienso, será un tanto difícil que mi cuerpo se resista. No quiero palabras bonitas en mi oído, y menos promesas vacías de un amor perdurable; menos cuando ni siquiera me conocen lo suficiente como para jurarme amor eterno. Y no es que este pidiendo mucho, solo lo que sé; me merezco.

 

Imagen: Weheartit

 

Y es que después de tantos amores furtivos entras en conciencia de lo que en realidad te mereces. Ya no se trata solo de besos y caricias, de buscar y menos encontrar; es la mezcla de lo inusual con lo común en la mente de una sola persona que con cada palabra hace que me acerque más sin tener que alarme junto a él. Quiero que esté vivo, que sienta y me haga sentir de adentro hacia afuera.

 

Imagen: Weheartit

 

No quiero que solo desordene mi mente, si no que calme toda esa locura e intensidad que en ella hay; que me enseñe a relajarla en mis momentos de ansiedad y sea capaz de desnudarla como nunca nadie lo ha hecho, y estoy segura que mi cuerpo fluirá con el tiempo.