Ando ligera y sin cadenas.

Y es que me entusiasma la autonomía, estar desnuda como un árbol sin que nada ni nadie me ate, amo mi libertad en todos los sentidos algo que sin duda nunca colocaría en juego y menos negociaría con alguien más.

Imagen: Pinterest

Mi perspectiva es así, andar ligera y sin cadenas que me aten. Mi alma permanecerá independiente como lo hacen las mariposas cuando pasean sobre el jardín, porque la grandeza de una mujer se ve mejor cuando está sola. No por esto me niego a una compañía, pero solo así me doy cuenta lo grandiosa que puedo ser. El tiempo de los esclavos se acabó para estar sujeta a alguien, ni siquiera por amor, porque cuando se ama las libertades también existen y sin condición.

Imagen: Pinterest

Nunca pondré a la orden esta peculiaridad de ser auto-suficiente, y aunque muchos traten de arrebatarla de mí, algo más fuerte llamado actitud permanece dentro. Con los años entendí que los pesos solo los colocamos nosotros mismos, que andar por el camino ligero es una cuestión de decisión, las cadenas solo han querido que no llegue lejos.

Imagen: Pinterest

Y no es que haya tenido miles de cadenas sujetas a mí, sencillamente algo llamado tiempo ha permanecido suspendido entre mi reloj como en un vacío que ni avanza ni tampoco se detiene. La única cadena hecha por mí que hoy elegí romper para dejarme sorprender, solo así libero ese peso escandaloso que la nostalgia por lo no hecho no me quería dejar avanzar, ando libre, radiante y sin problemas.

Imagen: Pinterest

La autonomía es mi perspectiva de vida que no quiero perder, porque a pesar de que este sola por los calles de la ciudad tengo la seguridad de algún día encontrar a alguien sin peso en sus hombros, mientras tanto disfruto mi tiempo sin obligaciones y sin ataduras.