Anuncio de disponible ¡Eso no va conmigo!

Estos últimos días he sentido la incómoda sensación de tener un cartel sobre mi frente con la palabra “Disponible” parece ser que alrededor de mi, pasara una cinta de oferta.

 

Imagen: Weheartit

 

Al principio me parecía curioso y un poco complaciente, pero hasta el momento la incomodidad abrió camino. No sé si sea por estar rodeada de una cultura diferente, costumbres o personas que ven en mi lo que quizás han visto en otras. Pero no, no soy igual al resto y menos del tipo fácil; de la que presume una figura esbelta y prefiere ser vista como un dulce o un chocolate.

 

Imagen: Pinterest

 

Y es que odio las etiquetas, y sé que más de una colega en este momento debe compartir mi pensamiento ¿Acaso por ser mujer debemos estar disponibles para el sexo opuesto? – a veces debo colocar mi cara de “pocos amigos” para ahuyentar a la manada- entonces me vuelvo un poco feminista, pues prefiero mil veces defender mi integridad como mujer que darle plaza a cualquier hombre para que se crea dueño de mi vida.

 

Imagen: Pinterest

 

La palabra “Mujer” no significa “Disponible”, y no sé porqué muchas han permitido ser más la segunda palabra que la primera, por ende el resto pagamos los platos rotos de una sociedad que nos quiere catalogar de sublimes, indefensas y delicadas; y que por ende necesitamos de alguien más. No somos un objeto que se pueda adquirir en cualquier tienda, nuestra esencia es eso “nuestra” cuando queramos decir “No” es ¡No! y por ultimo no vinimos al mundo a complacer a los demás a su preferencia.

 

Imagen: Pinterest