Aquí todo se vale.

Cuando la pasión y las ganas entran de por medio, se borran nombres y apellidos.

 

Imagen: Weheartit

 

Quizás algo en nuestra cabeza se borra automáticamente, de la nada todo queda a la deriva, pues el momento es el aliado perfecto para que los sentidos se pierdan consigo. No existe hambre, no existe sueño, solo besos y caricias que se convierten en los boletos perfectos para ese momento de perdición.

 

Imagen: Tumblr

 

No se sabe si es amor, gusto o solo deseo, lo cierto es que en ese preciso instante donde el ambiente es propicio para suspirar un poco, todo se vale. El resto del mundo pasa a segundo plano, no existen mortales sobre esta tierra quienes puedan contrarrestar un momento tan único tan lleno de fuego y frío a la vez.

Aquí, sencillamente todo se vale, los errores, triunfos, derrotas, sonrisas, pesares, porque por cuestión de segundos todo se olvida, los problemas parecen no tener sentido y las alegrías se convierten en algo simple y estúpido al lado de tanta maravilla. Es la mejor forma de liberar las tensiones del cuerpo, la mejor medicina y el remedio perfecto para cualquier contratiempo.

 

Imagen: mtv.

 

Se vale tanto esto, que quizás los propios medicamentos para calmar la ansiedad o el estrés se quedan cortos a su lado, porque cuando existe acción y pasión juntos todo pasa a segundo plano y lo único que se vale es lo que en ese momento sucede de la nada.

No hay que pedir permiso y mucho menos existe miedo por aventurarse, es algo que se da y de la mejor manera, más cuando el acompañante de acción te derrite con locura.

 

Imagen: Tumblr.