Bésame en silencio, que el pecado no nos escuche.

Bésame como si se nos pasara el tiempo y el mundo afuera importará poco.

 

Imagen: Pinterest.

 

En silencio como lo hace el viento soplando sobre el techo, que no nos escuchen ni siquiera nuestros propios pecados. Pues somos como los búhos en una noche oscura que solo observan manteniéndose ausentes.

Bésame con locura, sin prisa y con calma, que nadie escuche el sonido del choque de nuestros labios. No quiero espectadores y mucho menos oyentes, pues solo somos nosotros los cómplices de una noche llena de pecado.

 

Imagen: Pinterest.

 

Ese de muchos otros, que no quiero nos escuche al hacer este gesto de ambos. Quiero una noche callada, donde solo seamos dos y el sonido de nuestros corazones que al sentirse cerca uno del otro latan sin piedad pero con mucha razón.

Porque te quiero a expensas de los demás, distanciados de la sociedad, del sonido de personas en la calle, que ni siquiera se detienen a escuchar por un segundo lo que en realidad quieren sus mentes, pues muchos actúan por inercia. Y para mí, esa es una palabra que contigo ha perdido sentido, pues un beso tuyo en silencio me ha hecho concentrarme en lo que realmente quiero, sea contigo o sin ti.

 

Imagen: Amp.

 

Hazlo sin temor, que ni siquiera lo que viene a continuación nos escuche ese gesto. Porque no quiero más testigos sino solo nosotros dos y un lugar donde lo que suceda fuera importe poco. Porque te quiero a ti, a tus besos, incluso tus silencios, sin hacer ruido y provocar escándalos.

 

Imagen: Tumblr.