Carta para mi hermana, amiga, mujer

Hoy no es un día especial, pero hoy quiero decirte amiga de mi vida. Tú que siempre has estado conmigo en las buenas y en las malas, hemos crecido juntas pasado de ser niñas a mujeres, tenemos anécdotas, recuerdos que compartimos y nunca se olvidarán. Tú que me apoyabas y sigues haciéndolo en mis ideas más descabelladas, mis locuras, mis decisiones erróneas, entiendes mis caprichos con algunos chicos. Acepto que tus consejos, siempre los escucho, pero que te hiciera caso era otra cosa. Tú tampoco eres una santa, si contará por todo lo que me has hecho pasar para salirte con la tuya, me quedaría corta.

 

Imagen: Pinterest

 

 

 

Nos convertimos en amigas, porque nuestro concepto de la vida es muy diferente a los demás. No lo digo porque crea que seamos especiales, sino porque somos realistas sin dejar de soñar.

Tú eres la hermana que mis padres no me dieron pero la vida me dio la oportunidad. Reconozco que me llevo mucho mejor y me conoces más que mis primas.

 

Imagen: Pinterest

 

 

 

Y como toda amistad tiene sus altos y bajos, la nuestra no ha sido la excepción, aun así hemos sabido sobrellevarlo porque nuestro lazo es mucho más fuerte.

 

Imagen: Pinterest

 

 

Nosotras con una mirada cómplice sabemos lo que estamos pensando, con una palabra entendemos lo que la otra quiere decir. Cuando nos juntamos las risas nunca faltan, las carcajadas  muchos menos y se escucha por todo el parque, paradero, casa o donde estemos. La gente se nos queda mirando como si estuviéramos locas, quizá sí, quizá no, quien sabe. A nosotras nos vale.

 

Imagen: Pinterest

 

Espero que así sigamos juntos hasta viejitas.