Carta para la hermosa mujer del mojito cubano. Historia.

 

Parte II

Sábado 9:00 am

Sobre mi cama, me concentro en mirar al techo; me detengo a pensar por un momento en ese hombre de exquisito aroma que conocí anoche en el Bar de la esquina concurrida, y de cómo mi amiga llego para finalizar lo que pudo a ver sido un descubrimiento mejor que el de Cristóbal Colon. ¡Bueno, a veces exagero un poco!

 

Imagen: Instagram.

 

Después de dar mil vueltas sobre la cama, me resigno a que debo levantarme y a que quizás ese encuentro de anoche se quedó ahí, entre el ron con hielo y un mojito cubano. Pero, otra parte empiezo a pensar en todas las palabras claves dentro de esa conversación, con un hombre que se presentó y del cual no recuerdo ni siquiera su nombre.

 

Imagen: Flickr.

 

No hay números y menos direcciones, ni siquiera un rastro de cómo poder verle de nuevo ¿Dónde está la tecnología cuando se le necesita? En fin, debo levantarme. Continuar con mi vida como cualquier otro mortal. Mientras tato mi teléfono suena, es mi amiga llamándome:

Amiga: Hola amiii, ¿cómo estás?

Yo: Bien, ¿te caíste de la cama?

Amiga: No amiga, pero sabes. Algo muy extraño ocurrió.

Yo: ¡Extraño! ¿A qué te refieres?

Amiga: Acaban de entregarme un arreglo floral y en él un carta con tu nombre.

Yo: ¿Qué? Estas bromeando conmigo.

Amiga: Noooooo tonta, es en serio.

 

Imagen: Weheartit.

 

Por mi parte le dije: cuelga que ya salgo para allá. Obviamente después de tomar mi taza de café y preguntarme a mí misma, cómo pueden ocurrir cosas así. Primero pensé, tengo un admirador secreto y no lo sabía, pero luego también me pregunté por qué a casa de mi amiga, yo ni siquiera había vivido con ella.

 

Imagen: Shopstyle.

 

Me dispuse a salir de mi departamento, -ni siquiera me maquille- cuando llego a casa de mi amiga y aun dormida me enseña ese bello arreglo floral de rosas blancas y jazmines, en realidad estaba a mi nombre. Donde también decía  “Hermosa mujer del mojito cubano”. ¡Dios mío! ¿Qué es esto? Como siempre yo, metiendo a Dios en todos lados, pero no, estaba segura que detrás de ese hermoso ramo estaba el hombre del ron con hielo….

Continuara…