Como el vino que mejora con los años.

Así existen amores, que crecen y no desaparecen. Amores que nos dejaron un frío en el alma pero un calor en el corazón. Amores que aparecen de la nada en medio de recuerdos para refutar una y otra vez lo que puedo haber sido pero no fue así.

 

Imagen: Weheartit

 

Ya no se puede hablar en plural y tal cual como una uva que se marchita así fue mi corazón de tanto dolor dentro. Como el vino que mejora con los años, es una amor que permanece latente, mientras más tiempo y más distancia más se aferra a tus huesos a tu piel.

 

Imagen: Weheartit

 

Vamos por ahí desojando margaritas en un muelle dibujado por nuestra mente, esperando algo, a alguien que no volverá. Tanto amor, tanto daño expuesto como el alcohol, que aunque sabemos nos mata por dentro aun así lo queremos seguir viviendo en carne propia de la manera más cruel y siniestra que puede existir.

 

Imagen: Weheartit

 

Pero, así como el vino mejora con los años, mejora nuestra alma. De la nada aparece ese alguien al que pueda que no le pertenezca de un momento a otro pero trata de mejorarla a tal punto que está logrando mejore ese sabor de piel que otro dejo en mí.  Porque ya no sabes de quien dependes, si eres tú, si es otro que hace con tu piel lo que mejor le apetece. Mejoras y mejoran los dos de un pasado que una vez atropello en conjunto a dos individuos por separado.

 

Imagen: Weheartit

 

Entonces, mejoras te renuevas de la nada como un ave fénix entre las cenizas y ese sabor en ti de un amor pasado se hace mejor con los años y las experiencias de algo que pudo haber sido pero no fue.