Contigo me convertí en una persona egoísta.

A veces, solo a veces tengo que dejar de ser tan miserable y orillarme a la razón de que debo compartir más ciertas cosas.

 

Imagen: Weheartit.

 

Pero algo que sin duda no compartiría jamás, seria ese aroma que dejas impregnado a mi piel cuando estas cerca de mí. Porque te quiero solo mío, aunque no de mi pertenencia, solo como la propiedad que por juicio tuyo llego a mi vida para ser nombrado, escriturado y absolutamente heredado por mí.

 

Imagen: Weheartit.

 

No sé cuántas te han dejado pasar por sus vidas, pero sin duda fue lo mejor que hicieron todas, pues te quiero solo para mí. Ordinario y no tan simple, con lo pies descalzos por la casa, al natural como fuiste puesto en este mundo pues me acostumbro cada día a ti.

Eres la única cosa viviente con la cual me volvería miserable y egoísta, pues te siento como mío, aunque no me pertenezcas. Pues sé, le perteneces a la vida y a tus andares, a tu independencia, quien fue la que me atrajo más a ti. Sin embargo con tan poco en mi bolsillo pero mucho en el corazón, te quiero como mío, como un regalo de la tierra que cada día me vuelve más cursi e intolerable a lo que un día fui.

 

Imagen: Tumblr.

 

A eso tan acido que corre por mis venas, y hoy se aparta por tanto dulce que corre por ahí. Porque gracias a esto me he convertido en una mezcla de sentimientos que ni yo misma entiendo; creo, liberaste en mí una revolución de ternura y amor, algo que me hace quererte aun más solo para mí.

 

Imagen: Tumblr.