Cruza el amor, yo cruzare los dedos.

Definitivamente colocare a San Pedro, Antonio, Pablo etc… de cabeza; para ver si así se cumplen los deseos de quitarme la ropa y abrir el corazón.

Siempre es necesario el sarcasmo lo sé, hay que buscar de que reírse para no llorar, buscar un puente hacia la felicidad aunque en este caso no sea el amor, pues creo; me corresponde cruzar los dedos a ver si corro con un poco de suerte.

 

Imagen: Pinterest

 

No es que quiera parecerme al resto de mortales, pero ya es hora de sentar cabeza y pensar con mente fría que quiero compañía, ese alguien que me ayude a cruzar el puente con los corazones sobre nuestros cuerpos y los pájaros cantando una melodía – cursi, lo sé- ya es hora de cosas imposibles al modo Gustavo Cerati.

 

Imagen: Weheartit

 

Yo mientras tanto cruzaré los dedos para que esta historia terrenal cambie un poco, porque la soledad se esconde tras mis ojos, y mi blusa atora sentimientos que respiro día a día. Contemplo sabiamente las mismas cosas, una tras otra como una persona sola y fría.

 

Imagen: Weheartit

 

El amor llega y se va de manera fugaz, no es amor; eso también lo sé. Solo quiero a alguien que me trate suavemente. Entre los jardines de un colchón o en la butaca de alguna sala de cine. Quiero a ese alguien de inmediato y con urgencia para que me saque de este otro lado del puente donde me quede estancada.

 

Imagen: Pinterest

 

Mientras expreso todas estas palabras, viajo por mis miedos internos de no querer perder mi eterna soltería, pero algo muy en el fondo discute esa falta de piel humana que le hace falta a la mía porque quiero me dejen amanecer entre sus piernas.

 

Imagen: Weheartit