Cuando aparezcan nuevas aventuras, nunca te niegues. Aplica para viajes y otros seres humanos.

Llenarse de un nuevo aire, ver otro ambiente, compartir quizás con otros tan similares o distintos a ti, son algunas de las cosas a las cuales no nos podemos negar.

 

Imagen: Weheartit.

 

Aventuras llenas de viajes o incluso esas que se cruzan en algún Bar de la ciudad, la que nos atraen con locura y hace nos olvidemos de nuestra vida de mortal. Son verbos como esos los que no se deben desaprovechar, vivirlos intensamente hasta que queramos volver a nuestra rutina de mortal.

 

Imagen: Pinterest.

 

Imagínense, encontrar estas dos aventuras en una sola, viaje y amor. Sería la única forma en la que nuestra mente dejase de vacilar y preocuparse tanto por el día a día y empezáramos entonces a vivir más.

Así que, cuando aparezcan nuevas aventuras en tu vida, no te niegas, cada una te deja pla-ceres diferentes y conmoción en cada poro de tu piel. Son vivencias que arman el libro que es nuestra vida y que sencillamente debemos agregar a nuestra lista, esperar que lleguen y hacer que pasen.

 

Imagen: Fave.

 

Negarse a que sucedan es como meterse a un cajón con poco oxígeno, tener las llaves dentro y no querer salir. No es ir en contra de algo y mucho menos volverse loco por ahí, es vivir, respirar, caminar y andar. Llenarse de anécdotas y un sinfín de cosas más, porque nada tiene de malo portarse mal con algún nuevo conocido y mucho menos salir a conocer un nuevo lugar.

De todo eso debe estar llena nuestra memoria, de momentos y circunstancias que nos hagan sentirnos plenos y cómodos.

 

Imagen: Okchicas.