Cuando se sale, todo se vale.

No importa si es viernes o sábado por la noche, tal vez un lunes, después de trabajo quiero salir porque cuando se sale todo se vale.

 

Imagen: Weheartit

 

El peligro sale a relucir cuando se sale de disco en disco a disfrutar de un par de rolas, entre amigas la disco se disipa de miradas, pues cuando llevamos nuestra personalidad y buena actitud no hace falta ser el centro de atención, somos nosotras que llamamos la atención.

 

Imagen: Pinterest

 

Tal vez nos volvamos peligrosas, la noche, los vasos de Vodka sobre la mesa se convierten en la dosis adecuada para llevarnos por el camino de la locura, pues cuando se sale todo se vale, bailar mal, reírse de tonterías, al final somos un grupo de mujeres liberando estrés, amistades que por años se mantienen.

 

Imagen: Pinterest

 

Es el momento perfecto para distorsionar eso que demostramos ser en la calle, porque entre música, licor y risas todo se olvida, todo se va. Es un excusa, el pretexto perfecto para pasar desapercibidas en medio de una multitud llena de estereotipos tontos que sobre una pista de baila quedan tirados y pisoteados.

 

Imagen: Pinterest

 

Entonces, cuando todo se vale las miradas de unos cuantos hombres llegan hasta nosotras, pero las esquivamos con elegancia, pues son noches donde no estamos de casería, sencillamente estamos liberando tensiones de días anteriores, tratando de olvidar entre baile, risas y licor los problemas minúsculos del día a día. Se vale reír, y de vez en cuando llorar en el baño por el recuero de un viejo amor. Así de complicadas somos, porque cuando se sale todo se vale entre amigas.

 

Imagen: Pinterest