Diferencias entre amar y mantener una obsesión por una relación

Vamos creciendo y cambiando, y con nosotros, nuestra manera de amar.

Tener una relación a los 16 años de edad no es lo mismo que tenerla bordeando los 25 o 26. Nuestra madurez mental y emocional juega un papel muy importante en este tema. Aunque existen muchas personas que hacen berrinches teniendo 30 años porque su pareja salió de fiesta, existen diversas formas de comprobar si lo que realmente es amor o solo una obsesión por la persona que tienes como pareja.

De la obsesión por una persona se puede generar una situación nada favorable para ti, tu pareja y por ende, tu relación. Usualmente las relaciones que poseen este tipo de característica obsesiva por alguno de sus integrantes, están destinadas al fracaso o tristemente ya no sirven y solo está el patrón del control que queremos ejercer sobre la otra persona.

Fuente: We Heart It

Hoy te compartimos las diferencias entre amar y la obsesión por una relación, que muy probablemente ya no da para más.

1. Amar de verdad puede implicar estar separados y aun así, ser felices. La obsesión por el contrario, requiere la necesidad de estar todo el tiempo con tu pareja.

2. Amar implica que cada uno respete su individualidad y por lo tanto, sus espacios para descansar. Una persona obsesiva se justificará en nombre del amor para “stalkear” cada vez que pueda, llegando a ser un maniático que no sabrá distinguir entre el amor y la necesidad.

3. Amar es llamar para saber cómo está, como le fue, como se siente, y no solo para saber cuál es su ubicación, si está acompañada o de fiesta.

Fuente: We Heart It

4. Amar significa alegrarse de que tu pareja tenga buenos amigos y disfrute junto a ellos. La persona que solo siente obsesión no querrá compartirte con nadie más.

5. Amar es saber que uno puede con su vida sin tener al lado a la otra persona. Cuando una persona está obsesionada siente que no puede hacer nada solo y requiere de compañía para poder seguir.

6. Amar es querer compartir la vida con la otra persona, no poseerla para lograr controlar todo lo que hace en su vida.

7. Amar es saber que ambos tienen una vida y pueden realizar planes que a veces no podrán compartir. La persona obsesiva toma como un pecado mortal que hayas hecho planes sin ella.

Fuente: We Heart It

8. Amar no significa la ausencia de celos, si no el control de ellos y de la confianza depositada en tu pareja. La persona obsesiva siempre se imaginará la peor de las situaciones si su pareja sale, lo cual no le producirá más que infinita ansiedad y angustia.

Así que ya sabes, el amor y la obsesión son cosas totalmente distintas. No puede escudarte en una obsesión para justificar tus acciones nada saludables en una relación, relación que muy probablemente deberías analizar para determinar si debe continuar o ya llegó a su final.