Entre dos amores, ahí estoy yo.

Así estoy yo, y aunque suene un poco absurdo me encuentro entre dos amores. Los llamo “amores” porque la palabra amigos no tiene espacio aquí, y en el fondo estoy segura que no se puede amar a dos personas a la vez, solo es un gusto y un querer diferente para cada uno.

Imagen: Weheartit

Y es que en ambos encuentro algo que deliciosamente llama mi atención, la pasión desenfrenada de uno me atrae constantemente hacia él, su mirada y la manera en cómo me ve me indican que siente lo mismo por mí, son sus brazos envolviendo mí cintura que me fuerzan a probar sus labios sin poner tanta resistencia, es esa picardía que me vuelve eufórica; y todo no es carnal, su fuerza y voluntad por alcanzar lo que quiere trabajando arduamente son las que hacen que quiera tenerlo más a mi lado.

Imagen: Pinterest

Pero, el otro hace su entrada triunfal y por más que quiera buscarle una explicación a todo esto no logro entender cómo con tan poco tiempo en mi vida logro cautivarme, su compañía es refrescante para mí, cada abrazo me demuestra el calor que deja su presencia en mis momentos fríos. Con él mi lado dulce sale a pasear de una manera tan irrazonable que incluso ni yo misma me lo creo, cambio cuando estoy con él y eso que no conocía de mi aparece de la nada, hace que quiera despertar abrazada junto a él cada mañana.

Imagen: Pinterest

Con ambos siento cosas totalmente distintas, y es eso lo que hace que no quiera perderlos, estoy ahí entre amores pasajeros; pues cómo pretendo estar aferrada a esos dos que no me dejan nada. Cubro espacios que no puedo llenar solo yo, y tal vez por eso no me permito dejarlos ir, y sé que no me corresponde estar en el medio de dos amores.

Imagen: Weheartit