Él es demandante en el amor.

Él es como los niños que necesitan muchísima atención.

 

Es un adulto con falta de amor, cariños, besos y caricias; pero por más de que des no terminas de llenar sus facultades. Nunca está completamente saciado de cariño, y esto es algo que me coloca los nervios de punta, porque soy todo lo contrario a él. Puedo permanecer horas y horas en soledad, incluso días y semanas, pero él no tiene nada similar en esto, pues incluso puede llegar a sentirse abandonado por mí.

 

Y es algo que de algún modo me da un tanto de miedo, es demandante en esto del cariño y me da pavor tan solo pensar que quiera buscarlo en otro lado que no sea el mío. Su pasado tal vez le dio mucho, o al contrario le dio menos; es incierto este punto en él, pero lo que sí es muy cierto parece nunca estar conforme.

 

Quiere cariño y se lo doy, tal vez estemos hablando en diferentes idiomas y no hemos entendido esto. Por más de que este al pendiente de él me falta un montón de escalones antes de llegar al tope de su amor. Y es que su amor parece ser infinito, tal cual como el que me da a mí, y es que a pesar de ser un tanto insípida a él no le importa compartir parte de su cariño conmigo sin importar la hora.

 

Necesito expresarme más, saber compartir mis sentimientos de una manera completa para él. Porque llego a cambiar mi mundo para colocarlo de cabeza y brindarme todo ese amor que lleva dentro de él.