El silencio en su mirada.

La afonía de sus ojos me lleva por el camino hacia la locura, una que se traduce en cambiar todos mis planes y no en pérdida de cordura.

Es la serenidad de esas lunas en su rostro que me hacen sentir a salvo, es caminar entre las montañas donde viví una infancia feliz o como la caminata al atardecer en una playa que hoy aún permanece calmada.

 

Imagen: Weheartit

 

Es ternura y pasión mezcladas, es un todo y un nada a la vez. Un silencio ensordecedor y encantador que me permite hacer lo que quiera en su mirada. Ahí estoy yo, contemplando sobre el tejado de una casa elaborada en mi imaginación.

Un silencio que dice mucho y que actúa por sí solo, me conquista, me atrae a su red, en la que estoy segura muy pronto caeré y no habrá marcha atrás. Porque una vez envuelta entre las tormentas de su alma, el silencio en su mirada traerá toda una oleada cargada de sosiego hacia los dos.

 

Imagen: Weheartit

 

Entre abarrotes me encuentro, tratar de descifrar el por qué tanta paz, si es ternura o es falsedad, tal vez este muriendo por dentro pero su mirada lo sabe ocultar con elegancia, aunque aún a estas alturas del partido me cautiva sin demora.

 

Una mirada que promueve un vicio y una sensación de comodidad, día a día estoy a la espera de encontrarla después de tanto andar, trabajo y de estar de aquí para allá. Lo que espero con ternura y devoción es descansar y perderme en el silencio de su mirada.

 

Imagen: Weheartit