Elegancia, eso no es para todas.

La elegancia no solo radica en lucir un vestido caro o unos tacones de marca, lo que llaman “perfecta”. Eso se lleva por dentro y quien lo es, fácilmente lo refleja por fuera, vístase como se vista.

 

 

Muchas cometen el error de creer, que por colocarse un atuendo costoso, se verán espectacularmente elegantes, pero al hablar pierden todo ese glamour. Igual existen esas mujeres que creen, que por ser sumisas, tranquilas y poco extrovertidas son igual de elegantes.

Pero sigo insistiendo, la elegancia es algo que se lleva por dentro, no necesariamente se debe aparentar algo por fuera si no lo es. Ser dama creo que es su ingrediente principal, sin importar los gustos y las razas, cuando una mujer es elegante eso sale a pasear solo y sin importar la clase, pues la personalidad es su mejor forma de vestir, el atuendo es un agregado.

 

 

Entiendan chicas, que con cualquier tipo de ropa podemos lucir genial, siempre y cuando nosotras nos sintamos a gusto con ella. No importan las marcas o que tan costosas sean, lo importante es saber llevar ese atuendo con una buena educación saliendo de nuestra boca.

 

 

Y es que la mayoría pasamos parte de nuestra vida, quizás invirtiendo más en ropa y no en nuestra educación, sea de la que sea. Cualquier orientación que influya en tu preparación como persona valdrá la pena, siempre y cuando la sepas utilizar, vivimos en un mundo donde las mujeres están más pendientes de qué colocarse que de lo que sale de sus lenguas.