En discusión de dos, un tercero sobra.

Problemas que se solucionan a oscuras y que obviamente solo involucran a dos personas. No hay entretenimiento para un público, pues a nadie le compete los problemas amorosos del otro, por muy familia o amigo que este sea.

 

Imagen: Weheartit

 

Y así es, la mejor manera de solucionar este tipo de inconvenientes es estando envueltos entre sabanas, otras miradas están de sobra cuando de amor se trata. Además, son discusiones sin ningún fin en particular, el único es un par de miradas tiernas al final de un revolcón sobre el colchón e incluso en el piso, porque cuando de discusiones se trata, las mujeres al final solo buscamos que nos coloquen contra la pared y nos llenen de besos húmedos desde la cabeza a los pies.

 

Imagen: Weheartit

 

Y ellos, bueno esos especímenes que nos enloquecen aman que nos convirtamos en unas descerebradas por ellos. Porque al final de eso se trata, todo no puede ser color de rosa, de vez en cuando debe existir un poco de picante, molestia y enfado que termine repleto de besos y caricias.

 

Imagen: Weheartit

 

Porque cuando existe mucho amor las discusiones terminan convertidas en gemidos y besos, algo muy alejado de los golpes y las ofensas. El respeto ante todo, y para quienes se creen jueces de este tipo de discusiones, no pierdan su tiempo, porque como bien dice mi mamá, las peleas de pareja se resuelven entre sabanas.

 

Imagen: Weheartit