Entre gustos y colores… lo mío son los morenos.

Tal parece que soy apetitosa para esos hombres de piel morena, ese bonito color que hace me imagine el dulce sabor del chocolate.

Imagen: Weheartit

 

Dicen que entre gustos y colores se ven los sabores, lo que se prueba o lo que se queda con las ganas. Lo cierto es que mi piel y carne se le es apetitosa para esos individuos de piel oscura, hombres varoniles que son como dicen los años “calientes y apasionados” entonces, si así es el infierno creo que me quemaré en él.

 

Imagen: Pinterest

 

Aun guardo mi gusto por la variedad, pero luego de una gran lista de amores y compañías llegue a la conclusión de que lidero la lista de esos hombres que como el chocolate me comí unas cuantas veces. Y aún sigo atrayendo a la misma gente, a las mismas pieles.

 

Imagen: Weheartit

 

No es una cuestión de racismo y mucho menos de físico, es atracción y la debilidad que acompañan esos momentos en los que estos caballeros se cruzan en mi camino. Y es que lo diferente me atrae, llama mi atención, es cómo si mi piel llamara algo diferente para ella, esa pigmentación que le falta.

 

Imagen: Weheartit

 

Entonces algunas veces pasamos a ser uno, solo una mezcla de ternura y pasión a la vez, pues entre gustos y colores también existen los sabores de piel. Los que hoy me hacen recordar y humedecer mi boca por un momento otra vez, es inevitable entonces que una sonrisa pícara escape de mi rostro puesto que recordé una vez más que mi piel y mi esencia se les antoja a los caballeros de piel caribeña.

 

Imagen: Pinterest