Eres mi secreto más evidente.

Eres eso que mi boca ha dejado de pronunciar pero lo que mis ojos no han sido capaces de ocultar.

Eres un secreto lleno de encanto y de debilidad, la locura que una vez cometí hace años atrás, eso que aún me inspira y me deja pensando “Lo perdí, pero no lo quiero reconocer”.

 

Imagen: Weheartit

 

Y es que todos, creo que absolutamente todos en este mundo tenemos un secreto a cuestas, una esencia de hombre o una de mujer. Ese alguien que se convirtió en nuestra droga natural, un vicio del que no nos quisimos curar y siempre mantuvimos en silencio.

 

Imagen: Weheartit

 

Un secreto tan evidente que a tu alrededor nadie estaba sorprendido por su aparente amor. Un buen intento de relación que consigo se llevó todo por la borda, tan evidente que hasta el sol de hoy sabes te hace mal pero no cómo curar.

 

Imagen: Weheartit

 

Y sí, él seguirá siendo ese secreto que una vez me comí como mi dulce favorito, una golosina que moriría porque nadie más probara, tan exquisito, tan él. Al que preferiría tener solo para mí aunque ya no pueda ser. Y es que la ansiedad invade mi cuerpo una y otra vez, y por más de que trate de refugiarme en otras pieles ese evidente amor que siento aun sale a relucir con descaro.

 

Imagen: Weheartit

 

Un descaro que me hace buscarlo a tal punto que siento estoy obsesionada por verle otra vez. Pero así continua mi vida, en un mundo creado por mí, por mis secretos, donde uno lleva su nombre, esencia y piel.