Esto de ser ninfómana y romántica a la vez es rudo.

Cuesta, eso de ser sarcástica, atrevida, pasional, cariñosa y romántica a la vez. Una mezcla exótica que creo, pocas tienen quizás ninguna.

 

Imagen: Pinterest

 

Porque sencillamente nada es perfecto, y los que unas tienen a otras como yo nos falta, sin embargo es mejor que sea así, de no serlo el mundo sería muy aburrido y la infidelidad no existiría.

Como siempre lo he dicho, en la variedad está el gusto. Ser exactamente iguales no es una opción para discutir, lo que algunas tienen de atrevidas otras de cariñosas, por esto muchos hombres sienten que algo les falta y van como abejas de flor en flor, no digo con esto que solo debamos complacerlos a ellos pero con quién más se puede ser atrevida y sensual o cariñosa y romántica. Cuando hay muchos sentimientos y atracción en medio nos transformamos, e incluso eso que no sabíamos existía dentro de nosotras sale a relucir.

 

Imagen: Pinterest

 

Más que una cuestión hormonal es tratar de equilibrar nuestras reacciones, sería perfecto tener de todo un poco, pero creo; eso también depende del otro. Ser ninfómana – no en todo sentido de la palabra – y una mujer tranquila y cariñosa a la vez es cuestión de práctica, porque existe algo que si podemos ser “Complejas”.

 

Imagen: Pinterest

 

Aunque parezca un poco imposible, si se puede. Solo que tendremos más de algunos rasgos que de otros, ser tierna es muy bonito y todo lo demás pero en ciertas ocasiones la maldad debe apoderarse de nosotras, y hablo de esa en la que con coquetería lanzas a tu enamorado sobre la cama. Son cosas como estas las que mantienen viva una relación, y aunque suene un poco rudo serlo es cuestión de práctica y sentimientos.

 

Imagen: Pinterest