Estoy en la edad perfecta para…

Para vivir como realmente quiero hacerlo.

Estoy en la edad perfecta de gritar, de sentir, de descubrir, de vivir.

Estoy en la edad perfecta para no quedarme con las ganas, ni con la culpa porque puedo darme el gusto de hacer lo que deseo, sin remordimiento alguno.

Imagen: Pinterest

Estoy en la edad perfecta de que se rían conmigo y no de mí, de que disfruten a mi lado los que realmente me quieren.

Estoy en la edad perfecta de que me sueñen y también soñar. De estar presente en el pensamiento de alguien y de pensar en alguien que valga la pena también.

Estoy en la edad perfecta de decir lo que pienso y pensar lo que digo, para decir lo que quiero, para expresar mis ideas y defender mis opiniones pero sin agredir o herir a alguien.

Imagen: Pinterest

Estoy en la edad perfecta de decir basta y de mandar a la mierd@, de no soportar cosas que me destruyan y de desechar a cualquiera que quiera destrozar la vida.

Estoy en la edad perfecta de no creerme las excusas y tampoco darlas, de pedir sinceridad y ser honesta sin justificarme por nada.

Estoy en la edad perfecta de no conformarme, de atreverme a lucha por lo que quiero y de no parar hasta conseguirlo.

Imagen: Pinterest

Estoy en la edad perfecta de no mirar atrás, de no quedarme atrapada en el pasado y de no buscar. De dejarme encontrar por quien quiera encontrarme.

Estoy en la edad perfecta de sentir, cada una de las emociones y sensaciones de esta indomable vida.

Estoy en la edad perfecta de que me necesiten porque me quieran, y no de que me quieran porque me necesiten. Convenientemente y de manera nada natural ni fluida.

Imagen: Pinterest

Estoy en la edad perfecta para dejar huellas y no cicatrices, para ser inolvidable y no innombrable.

Estoy en la edad perfecta para olvidar a quien se olvidó de mí, y para dejar atrás aquellos sentimientos que me aferran a un amor fantasma.

Estoy en la edad perfecta para aceptar únicamente lo que yo crea que deba aceptar. Sin obligaciones, sin pretensiones, sin presiones, sin conveniencias.

Imagen: Pinterest

Estoy en la edad perfecta para bailar cuando y donde quiera, con o sin música, con o sin pareja.

Estoy en la edad perfecta de no dar explicaciones a quien no se lo merece, a quien no tiene por qué meter sus narices en mi vida y en mis historias.

Estoy en la edad perfecta de que me foll3n y no de que me fallen, de hacer el amor hasta más no poder y de confiar sin temor a que me tomen por tonta.

Imagen: Pinterest

Estoy en la edad perfecta para besar y ser besada en los ojos, la boca y el alma.

Estoy en la edad perfecta de quererme, de amarme como nadie lo ha hecho y hará.

Estoy en la edad perfecta para ser feliz. Estoy en esa genial y alucinante edad.