Formas en que la ansiedad está perjudicando a tu cerebro

Las consecuencias de sufrir ansiedad pueden ser peores de los que imaginas.

Poner a trabajar a tu cerebro las 24 horas del día, con momentos de ansiedad y otros donde intenta relajarse, es imposible. Es imposible mantenerse en ese estado durante mucho tiempo, por lo cual debes tomar medidas necesarias para no desequilibrar tu salud, tanto física como mental.

Imagen: unsplash

Pero ¿Cómo se produce la ansiedad?

El hipocampo, área encargada de conservar recuerdos, almacena sucesos peligrosos anteriormente vividos. Al recordarlos, esta área alerta al resto del cerebro del peligro (aunque este no sea real) y hace que la sensación de angustia crezca y se expanda.

Entonces, ya sabes cómo se da la ansiedad. Checa la siguiente lista y entérate de las repercusiones que tiene este mal tan común, sobre todo en las mujeres.

Las neuronas pierden capacidad de discernir

La ansiedad hace que las neuronas pierdan la capacidad para diferenciar entre estímulos seguros o de peligro, y mientras más tiempo se sufra este trastorno, mayor será el daño que sufran las neuronas.

Imagen: unsplash

El cansancio

Encontrarse en un ciclo interminable de alerta debido a los pensamientos de peligro y a los que usas para intentar relajarte, solo acaban agotando a tu pobre cerebro.

Falta de oxigeno

La ansiedad no solo ataca mentalmente, sino también en lo físico. Al no ser solo un estado emocional, afecta a todo el cuerpo: el pecho se encoge, la respiración se acorta, la sangre corre con mayor rapidez y el transporte del oxígeno al cerebro disminuye peligrosamente.

Imagen: unsplash

No se puede tomar decisiones

Muchos estudios han demostrado que las persona ansiosas se ven imposibilitadas de tomar decisiones, así sean correctas o erróneas. Esta capacidad para decidir se reduce notablemente, impidiendo que la persona avance y pueda resolver conflictos.

Segregas cortisol, subes de peso

Para hacerle frente a las situaciones riesgosas, segregas la hormona cortisol de manera continua. La producción constante de esta, produce problemas en tu metabolismo como el que subas de peso.

Imagen: unsplash

Deterioro en la memoria y concentración

Pensar en aquellas cosas que te hacen daño, interrumpen tu calma. Es por esto que pierden la concentración en las actividades que realizan y es muy difícil que recuerden a corto y mediano plazo algunas situaciones de importancia.

Si no estás totalmente segura de que sufres de ansiedad, lo mejor es que acudas a un profesional psicológico o psiquiátrico y así puedas descartar o detectar a tiempo este problema. Así evitarás graves consecuencias en tu mente y cuerpo.