Fúmate la vida, al final todos vamos a ser cenizas.

Tan sencillo como llevarse un cigarro a la boca, la vida no es tan complicada como parece. Solo debemos saber cómo sobrevivir en ella.

Hay días en… bueno, creo que a muchos nos sucede esto, nos levantamos en crisis existencial. No le encontramos sentido a nuestras acciones y quizás vamos al trabajo solo por cumplir las responsabilidades en una sociedad donde todos hacemos exactamente lo mismo.

 

Imagen: Weheartit

 

Nuestra vida amorosa no se queda atrás, algunos se aferran a personas por costumbre o por no sentirse solos. Me pregunto entonces, en el amor todo continuara igual cuando ya las cosas se convirtieron solo en una lista de ítem.

En definitiva el trabajo y el amor nos consumen. No arriesgamos por cosas diferentes, por innovar. Si no te sientes a gusto en tu trabajo, renuncia. Si no estás haciendo lo que realmente te apasiona y lo haces ni tan siquiera porque es un trabajo entonces pregúntate qué estás haciendo ahí. Al final los años pasan y cuando tu cabello se tiña de ceniza te lamentaras por no haberte fumado la vida como todos esos cigarros que día tras día fumabas durante tus cinco minutos libres de un trabajo rutinario.

 

Imagen: Weheartit

 

No te conviertas en una persona de la vida cotidiana con tu pareja, innoven, vuélvanse creativos en todos los aspectos. Es realmente gratificante cuando dos personas que se gustan, se quieren o incluso se aman; se convierten en cómplices creativos de sus acciones, vuélvanse niños traviesos y hagan lo que a ambos los llenen cuando están uno junto al otro. Y si estas soltero o soltera, bueno… comete la vida y todo lo que ella te regale, vive en carne propia esos momentos a solas contigo, y si alguien se cruza en tu camino es por algo, aprovéchalo.

Aprovecha cada minuto de tu vida y fúmate la vida porque al final todos vamos a ser cenizas.

 

Imagen: Weheartit