Hablaba de libertad y termine dejándola un poco atrás.

Me choca creer que perdí totalmente mi libertad, pero sé muy pero muy en el fondo no es así, solo deje que una nueva etapa se apoderara de mi vida para llenarme aún más de experiencias que sabía en algún momento llegarían a mi vida.

 

Me llenaba la boca hablando de libertad sí, y tal vez fue la vida misma quien quiso callarme un poco, decirme muy cerca al oído que no de hartara de hablar sobre ella si sabía muy bien que ya estaba en una edad suficiente para hacerme cargo de alguien más.

 

Y no es que la edad sea un factor importante totalmente, pero ya había vivido sola lo suficiente y era estrictamente necesario dejar entrar en mi vida a alguien más. Crecer, más que solo madurar o perder la dichosa libertad, es una etapa a la que quizás veía demasiado lejos pero por fin llego para hacerse cargo de mí y colocarme en mi lugar.

 

Y nada cambio, solamente veo las cosas desde otra perspectiva siempre pensando en querer superarme continuamente y jamás quedarme estancada en una sola etapa de mi vida, es así como entendí que más que una mujer completa que una vez vivió completamente libre tiene más responsabilidades, y por algo llegaron a mí.

 

Hablaba de libertad de mucha, y aun no la he perdido completamente, solo se cruzó n mi camino algo mucho más preciado que esa sonada libertad. Algo que me movió el mundo e hizo observara las cosas de otra manera, una más simple y mucho mejor.