Hay que tener bien en claro con quien te desvistes

… y no hablo de quitarse la ropa.

Imagen: Weheartit

 

Algo así como saber a quién le enseñas lo más oscuro y claro de ti, alma, espíritu y mente. Eso que en realidad está cubierto para no ser descubierto tan rápido. Y es que a veces buscamos nuestra muerte natural, preferimos tocar las espinas que los pétalos de la rosa, y para ser más masoquistas dejamos que descubran poco a poco nuestras debilidades hasta que de manera silenciosa acaban con nosotras.

 

Imagen: Weheartit

 

Y no es que todo sea malo, pero hay que tener bien en claro quién nos quiere desvestir para pasar el rato y quien para llegar a lo profundo del corazón. Sí, suena un poco cursi pero de algo si estoy completamente segura, por más que queramos parecer mujeres rudas y aunque seamos fuertes y poderosas aún seguimos siendo delicadas ante las manos de un desconocido.

 

Imagen: Weheartit

 

Es por ello que debemos tener prioridades, saber con quién enredarnos y a quien enseñarle nuestros ángeles y demonios, con quien desvestir días y noches donde nuestro tiempo es valioso. Y así como tenemos bien en claro si nos queremos lo suficiente para no dejarse pisotear, también entender que muchos llegaran con la intención de solo desnudar nuestro cuerpo porque no tienen nada valioso en su alma que nos puedan ofrecer.

 

Imagen: Pinterest

 

Porque no es solo una cuestión corporal y de cama, es la mente y los sentimientos que pocos saben valorar; sería muy repetitiva al decir “No te dejes engañar” si en las cosas del corazón el parece mandar solo, pero de algo si estoy segura; la mente es mucho más poderosa y pocas veces se deja sobornar.

 

Imagen: Pinterest