Hoy cocino yo… el amor me sale riquísimo ¿Te lo hago?

Las palabras mágicas que todos, absolutamente todos queremos escuchar. Ese toque pervertido y sarcástico pero lleno de ternura que nos haría iniciar un día genial.

Y es que quiero otorgarle importancia a todas esas palabras que salen de nuestra boca, los cumplidos, los halagos; todo ese parafraseo envuelto de un par de sentimientos y de la emoción que estemos sintiendo en el momento. Y es que al final todo empieza con palabras “me gustas”, “me encantas” hasta finalmente y si se da la ocasión pronunciar un “Te quiero” o para llegar a una convulsión “Te amo”.

 

Imagen: Weheartit

 

Pero  alejados un poco de la diabetes que estas palabras tiernas nos originen, existen unas cuantas que hacen sacudir la piel y estreñir las piernas “quiero hacerte el amor”  para la cual no se necesita cursos y ni siquiera saber cocinar. Todo está en las palabras, de ahí el hecho de que en este planeta exista tanto hombre con el poder envuelto en sus palabras, te envuelven los sentimientos en oraciones y te dicen exactamente lo que tú quieres escuchar, te llevan el ritmo hasta el punto de embriagarte con ellas.

 

Imagen: Weheartit

 

Y no hay nada de malo en esto, es exquisito ese coqueteo, esa manera de conquistar, que te alaguen y sacudan la falda, más si tú eres de pocas palabras y cuando por fin liberas algunas, estas son pequeñas puñaladas envueltas de sinceridad y placer para ellos.

En fin, todo queda en cómo te expresen las cosas, sus palabras demuestran muy en el fondo lo que en realidad pretende contigo. Es una cuestión de actitud y parafraseo.

 

Imagen: Weheartit