Hoy me cambio de piel.

Hoy como siempre prefiero quitarme esa piel que me carcome por rosar la suya.

Existen un millón de cosas de por medio que me impiden fundirme con él. Son personas, recuerdos de un pasado gris que no me permite mirar ahora con claridad.

 

Imagen: Weheartit

 

Él está ahí, provocándome como siempre lo ha hecho. Sus manos abrazando las mías entre tantas miradas, su boca besando mi cabello mientras su nariz olfateaba el olor de mi shampoo, ese momento aturdía mi mente de la manera más perfecta y especial, mientras el frío se apoderaba de mi y lo sentía en mis piernas, sentada a su lado solo quería enredarlas con las suyas era imposible que la multitud del momento no nos observara mientras ambos robábamos un beso de nuestros labios.

 

Imagen: Weheartit

 

Ese solo fue un momento levemente crucial, hasta que quedamos solos y yo coloque todo de mi parte para contenerme. Sus besos me atrapan, y no me quieren dejar salir de ahí. No sé de donde saco tanta voluntad para resistirme a esa piel que muero por tocar, desabotonar su camisa y soltar la hebilla de su correa es uno de los pensamientos más vagos que pasan por mi mente. Sencillamente en ese momento dejo de pensar, solo es mi cuerpo guiándose por su piel.

 

Imagen: Weheartit

 

Pero, me mantengo al margen y logro separarme con cautela aunque su temperamento cambia de manera radical, y lo entiendo ¿Cómo después de encender la llama y tener nuestros cuerpos a mil puedo alejarme sin compasión y dejarlo así? Pero debo cambiarme de piel, suprimir mis deseos más carnales y olvidar ese momento que me deja sin respiración.

 

Imagen: Weheartit

 

No puedo dejarme llevar más, hoy me cambio de piel esa que muere por ser suya pero que tiene conciencia propia de ese pasado y presente donde esta involucrada otra persona.

 

Imagen: Weheartit