Hoy, mis sentidos y yo tenemos ganas de un “nosotros”.

Hoy, mañana, durante la semana, todo el mes y cuando ya me aburra tal cual vez.

 

Imagen: Weheartit

 

Y no mentiré, pues eres mi más fiel antojo. Estas y mi cuerpo se antoja de más, cuando desapareces sencillamente el botón pasa de “On” a “Off” y así sigue todo el día. Mis días son un continuo reloj hormonal, ellas parecen indicarme cuándo y cómo se me antoja tenerte cerca. Trato de salir ilesa pero casi siempre le meto el corazón, pues mis sentidos se han casado contigo y no piensan divorciarse pronto.

 

Imagen: Weheartit

 

Pero hoy tengo ganas de un “nosotros”, apagar la luz de afuera e iluminar la habitación. Aunque una vez jure no caer en tentaciones ajenas y hacerme la idea que me aburro de ti, es mi mente por otro lado quien me engaña como le da la gana, porque me gustas, me encantas y no admitirlo haría de mí una persona falsa.

 

Imagen: Weheartit

 

Trato de aburrirme pero es casi imposible, todos los días me hago esa afirmación para ver si mi mente logra colocarse en sintonía conmigo. Pero es una cruel mentira, mi cuerpo y todos mis sentidos te buscan. Mi olfato es un detective que rastrea a la perfección tu aroma en mi cama, y mi vista imagina tu silueta entrando en la habitación. Ni hablar del gusto y mi tacto que mueren por sentir cada centímetro de tu piel, pues escucharte llegar y regalarme un beso es más que solo un antojo. Eres mi gusto, mis ganas de tocarte y no soltarte así estamos hoy mis sentidos y yo.

 

Imagen: Weheartit