Imaginar su rostro en el de otro, fue algo efímero.

Quizás esté un poco loca, o necesite medicamentos para mi memoria. Que me hagan olvidar y pasar la página de una vez por todas.

Imagen: Weheartit.

 

Imagino no ser la única en este planeta a la que le sucedió algo así, fue como vivir unas de esas películas donde la protagonista tiene un mejor amigo que le ayuda a cómo conquistar a otro hombre, pero luego de que lo tiene como quiere, la cara de su mejor amigo aparece en el rostro del otro. Algo así, pero peor.

 

Imagen: Nameherhope.

 

Fue un bumerang, un rebote de imaginación entre mis ojos y su mirada sobre mí. Tal vez mi subconsciente mostró el rostro del otro ser como una muestra de venganza de que se me hace difícil olvidarle. Fatal, es algo muy fatal, catastrófico.

Cómo se le hace cuando esto aparece entre mis pensamientos. Sentirte a gusto con otra persona y que de la nada tu mente juegue contigo y te traicione. De verdad, a veces ni yo misma sé cómo puedo tener una imaginación tan pero tan grande y que incluso puede estar en mi contra.

 

Imagen: Pinterest.

 

Fue una escena tan fugaz, que mato con todo la emoción que había en mi para ese momento. Tuve que retirarme de la bicicleta en la que estaba y lanzarme por un vacío mental para volver en sí. Fue rabia, asombro, y un poco de lastima con el otro rostro; tener que presenciar su mirada e imaginar la de otro es solamente un reflejo de lo que mi mente en realidad quiere.

Y por muy corto que fuese ese momento, me ha puesto a pensar de otro modo; me incomoda y me hace entender que debo quemar recuerdos de una vez, si no quiero arrojar las nuevas páginas de mi vida por una cañería.

 

Imagen: Pinterest.