El infierno puede ser divertido si estás con el demonio correcto.

A veces todo suele ser paradójico, vamos por ahí mortificándonos nosotras mismas y a nuestra pareja, armamos películas mentales que no existen, nos llenamos de celos y pensamientos absurdos que solo succionan parte de nuestro tiempo. Elaboramos un infierno sabiendo que todo no es perfecto, y a pesar de que sí puede ser un infierno tenemos el demonio correcto lleno de miles de imperfecciones y en el cual debemos confiar.

 

Imagen: Weheartit

 

Simplemente es una decisión propia, cada quien busca su propio ambiente y al involucrado principal, de algo debemos estar seguras “nada es perfecto” y si quieres que sea así fallaras en el intento. Si es cierto que a veces ellos dan razones para mortificar nuestra mente, pero también es una gran verdad que la elección está en tus manos, si lo hizo una vez y ya va por la segunda en definitiva ese demonio ya no es para ti y el infierno no puede ser tan divertido como se cree.

 

Imagen: Weheartit

 

Y no es que esté en contra de las segundas y terceras oportunidades, menos del perdón. Pero una cosa es dejar pasar las cosas que nos hacen sentir de la patada y otra muy diferente que nos sigan dañando el corazón y la mente. Creo que ese infierno se lo permite uno misma cuando pensamos que ese agradable y divertido infierno que nos creamos con él puede terminar. A lo que también hago hincapié ¿es el único infierno que vivirás en toda tu vida?

 

Imagen: Weheartit

 

Para infiernos, que sea uno entretenido y en el que de verdad ardamos los dos, de nada sirve vivir con la ansiedad y la zozobra de que se repita algún error anterior por parte de él. Si él en realidad es el correcto para ti, el infierno será divertido, caluroso, fogoso y tú te sentirás bien porque estas con el demonio correcto.

 

Imagen: Weheartit