Las personas inteligentes no se enamoran tan fácil.

Si bien es cierto que todos y cada uno de nosotros es inteligente, cabe destacar que existen personas que llevan eso a otros limites, donde el amor es uno de ellos. Personas que anteponen miles de cosas, con tal de no sentir ese sentimiento, porque más que no sentirlo lo hacen de forma inconsciente por su tipo de personalidad. 

Aquí algunas razones del por qué las personas inteligentes no se enamoran.

Analizan los sentimientos tanto propios como ajenos.

Las personas inteligentes reúnen información y sacan conclusiones. Pero esta habilidad les juega una mala pasada, pues son más propensos a huir de la relación en cuanto se presentan los problemas, malos entendidos y discusiones.

 

 

Necesitan más tiempo para abrirse. 

El cerebro no deja de trabajar jamás sacando a la superficie todos los detalles y motivos posibles del por qué todo puede salir mal. Como resultado a las personas inteligentes se les hace difícil abrirse con los demás, saben y entienden que cualquier relación es un riesgo. Por eso muchas veces lucen frías y reservadas aunque en realidad no sean así.

 

 

Confían en su experiencia anterior. 

Otra trampa en la que caen las personas inteligentes. Lo que haya destruido su relación anterior no necesariamente aniquilará la relación actual, sin embargo les resulta difícil entenderlo. Recuerdan bien la dolorosa experiencia de separación en el pasado y proyectan su experiencia anterior a las personas que están a su lado en este momento.

 

 

La soledad es su elección consciente. 

Sí así es, las personas inteligentes se dan cuenta de que es mejor y más cómodo estar solo que mal acompañado. Es su elección bien pensando y totalmente consciente. En la mayoría de los casos estas personas no están solas debido a las circunstancias sino porque eso es lo que quieren y se sienten excelentes en soledad.