Esto es lo que pasa por mi mente cuando pienso en ti

El humo del cigarro, los autos alborotados, el café frío.

La forma en que las personas suelen ocultar sus más anhelados deseos y que nunca llegaremos a ver. Las arrugas en las esquinas de tus ojos. Tus sombreros. La vez que fuimos al bar pensando que solo tomaríamos un par de tragos, terminando embriagados con una jarra de margaritas.

Imagen: Pinterest

Tu protección. La seguridad. El dolor. La confusión. Las mentiras sobre ti dicha a familiares y amigos. Las lecciones que he aprendido tal vez demasiado tarde. Tus manos ásperas, un tanto callosas. Tus pupilas puestas en los vasos de whisky.

Tu respiración entre cortada. Tus jadeos. Tus conversaciones fluidas. La señales combinadas. Las emociones poco claras. El desamor. El amor. La toxicidad. La esperanza ciega. La intuición que ignoré. La estupidez. Los lamentos. El arrepentimiento.

Imagen: Pinterest

Los malos momentos. Los tiempos perfectos. Las resacas. Las noches de tragos para olvidar. Las noches de tragos para afrontar. Las noches de tragos en soledad.

¿Es que estoy tan enferma de ti cómo para pensar en todo esto?

Los planes a futuro. Los desacuerdos. Las soluciones a nuestros problemas. Tu mano sobre la mía al quedarnos dormidos. Tu mano cogiendo la mía en el asiento trasero del bus. Tus labios sobre los míos.

Imagen: Pinterest

Nuestro deseo de ser diferentes, menos complicados, más felices. Los momentos que se fueron. El tiempo que nunca alcanzó. Un corazón perdido. Tus brazos fuertes. Tu cuerpo caliente.

La humillación. Las ganas de continuar. Lo deseos de querer volver atrás. Las risas de la nada. Las lágrimas por todo. La distancia. Las veces que te fuiste. Las veces que me fui yo. El día que ninguno de los dos volvió más. El entendimiento de saber qué era lo mejor. La resignación de saber que era lo peor. El querer.

Imagen: Pinterest

El tocar fondo. El continuar después de todo. Cada uno por su lado. Solitarios. Esto y mucho más es todo lo que se me viene a la mente cuando pienso en ti.