Los viernes se ríe todo el día …y se gi.me toda la noche.

Llega el tan esperado viernes, y todas las alarmas se encienden en pro de que cada parte de tu cuerpo debe estar informada; es noche de salir, bailar, un par de copas y luego… que sea lo que dios quiera, como si el tuviese la culpa de todo.

 

Imagen: Weheartit

Lo cierto es que fue un día cargado de trabajo como los cuatro anteriores, solo quieres salir de la rutina y no llegar a casa, tomarse un par de copas con las amigas y quizás conocer al amor de tu vida –cosa que nunca sucederá en un bar- sencillamente es la mejor manera de sacar a pasear la imaginación y entretenerse un poco con la vida.

 

Imagen: Weheartit

 

Sabemos lo que buscamos en la noche, y si no queremos mezclarnos con algún desconocido le marcamos a alguno de nuestros planes de escape, entonces empezamos a pensar ¿tendré la ropa in.terior adecuada? ¡Al carajo, entre copas y oscuridad nada importa! Somos nosotras mismas y ese demonio que se esconde dentro quien quiere liberarse después de permanecer por unos días bien guardado.

 

Imagen: Weheartit

 

Buscamos diversión, erotismo y unos cuantos minutos de experiencias y aprendizaje de las cuales reflexionaremos y nos reiremos un poco el sábado en la mañana, porque sabemos que luego liberaremos esas calorías y el alcohol de nuestras venas corriendo en el parque.

En eso se traduce el viernes de una mujer soltera, diversión y entreteniendo que de vez en cuando una casada también se disfruta. Son nuestros viernes de risas en la oficina y gemidos en la habitación.

 

Imagen: Weheartit