Me dijo: “Te quiero a ti”, y un escalofrió se apodero de todo mi cuerpo.

Me dijo: “Te quiero a ti”, y un escalofrió se apodero de todo mi cuerpo.

No sé si esto se deba sentir con todas las personas que llegan a nuestra vida, pero en este momento siento que he perdido todas mis cartas en el juego y lo que yo solía ver como una diversión de momento se ha convertido en la mejor aventura amorosa de toda mi vida.

 

Imagen: Weheartit

 

Sus palabras salen con miedo de su boca, cada vez que hablamos de algo más formal. Es mi forma de ser tan, libre y solitaria quien provoca algunos miedos en él. Los he sentido ahí presentes, latentes con cada palabra, entonces entiendo que también presto mucha atención a sus sentimientos como si me importaran.

 

Imagen: Weheartit

 

Aunque él calcula cada uno de sus movimientos y palabras, algunas dichas con un escudo ante cualquier respuesta de mi parte, cuatro palabras salieron de su boca sin ningún temor “Te quiero a ti”, fue en ese preciso momento donde me di cuenta que había perdido el control de mis emociones, un nudo se formó en mi garganta y un peculiar escalofríos se apodero de mis brazos.

 

Imagen: Weheartit

 

Creo que ya estoy pérdida, esa pregunta en la tienda de golosinas cuando caminábamos entre los pasillos y los chocolates, fue el detonante perfecto para una respuesta que; aunque creo haberla escuchado alguna vez en medio de las mentiras de otra persona, hoy causa curiosidad y una mezcla de emociones dentro de mí.

Saber qué es lo que en realidad busca en medio de mí ser, qué vio en mí para quererme para él. Sí, es la poca confianza que me tengo quien se apodero de mí en cuestión de minutos.

 

Imagen: Weheartit