Me vale madre todo lo que tú me digas

Pues sí, ya cánsate le pones mucho drama a toda la vida.

Me tomaré unos minutos de mi preciado y ocupado día para dejarte en claro que me vale madre todo, absolutamente todo lo que me digas. Y esto va para ti, para la persona que no puede vivir sin criticar la vida de los demás.

Imagen: Pinterest

Me vale madre que pienses que soy una aburrida y amargada porque no me divierto como tú lo haces. Metete en tu cabecita que cada uno disfruta su vida como mejor lo hace y si prefiero mi soledad, mi música y mi poesía, no es tu problema. Vete a las fiestas que quieras, a mi déjame con mi propia compañía.

Me vale madre que me digas rara porque no me quiero casar ni estoy urgida de encontrar un hombre. Si tú no puedes estar sola es tu problema, yo no necesito estar en pareja para sentirme plena y satisfecha. Ya, bájale al discurso de “se te están pasando los años, debes encontrar a alguien para formar una familia”. Todo a su tiempo, ya deja la intensidad querida.

Me vale madre que me digas que mi ropa a veces es muy sugerente y que por eso de seguro los hombres nos faltan el respeto. O sea, ¿qué onda con ese pensamiento niña? ¿El tamaño de mi falda mide el respeto de un hombre? Por favor, deja de pensar que las mujeres tenemos la culpa de que nos agredan, deja de apoyar que las personas se sientan libres de acosar sin medida.

Me vale madre que me digas que tengo que estar más arreglada, más maquillada y femenina. Si a ti te gusta llevar todo un tutorial en tu cara es tu estilo querida, a mi déjame sin base ni polvos ni sombritas.

Imagen: Pinterest

Me vale madre que todo el tiempo andes criticando a tus amigas. Ya, ten una vida. Deja que los demás vivan su vida como mejor les parezca y si puedes hacer algo para mejorarla pues hazlo, pero deja de hablar y hablar de lo que hacen y tú no harías.

Me vale madre que te pongas toda cucufata cuando hablamos de s3xualid@d y fantasías. Entiendo si eres reservada con tus cosas íntimas, pero otra es asombrarse y hacerse la señal de la cruz cuando hablamos de m@sturb@ción femenina. No, aquellas que lo practicamos no estamos poseídas por el maligno. Solo nos autocompl@cemos y descubrimos.

Imagen: Pinterest

Me vale madre que te pongas en el papel de princesa dándole todo el trabajo a los hombres para que te conquisten, se ganen tu amor y te hagan sentir querida. Despierta, todos somos iguales, ni tú necesitas ser rescatada ni ser víctima. Asume tus responsabilidades, toma la iniciativa y construye una relación equitativa.

Me vale madre todo lo que salga de tu boca y no sea constructivo ni optimista. Vivimos rodeados de tantas malas noticias que a diario inundan nuestra mente, que no necesitamos más mi3erd@ en nuestra vida.

Si vas a decir o hacer algo, hazlo por ti misma. Edúcate, piensa, analiza, reflexiona, crea opiniones con base y expresa tus ideas de forma constructiva.