Eres mío desde los pies hasta el alma

Y sabes que siempre será así.

Cariño, déjame explicarte porque eres mío de esta manera tan profunda. Porque te conozco más allá de lo que tú mismo te conoces. Conozco cada uno de tus gestos, cada una de tus muecas, cada una de tus posturas, cada uno de tus movimientos. Sé de qué forma piensas y lo odiosamente cambiante que puedes llegar a ser cuando no estás totalmente convencido de una decisión. Conozco tus miedos y temores.

Fuente: noestamostanjodidas

Sé cuando estás preocupado por algo. Sé cuándo algo te inquieta. Sé lo que te gusta en la cama, aunque siempre te pregunte si lo que hago te agrada. Ya sé que luego del placer vendrán los abrazos de cariño o amor, o tal vez te darás la vuelta y aprovecharé ese momento para besar tus hombros y acariciar toda tu espalda. Sé en el demonio que te conviertes cuando estás totalmente enojado. Y pues, seguiría describiendo muchas cosas más acerca de porque te siento tan mío, pero mejor lo dejamos a la imaginación de los que leen este escrito y te lo resumo de la siguiente manera:

Eres mío porque no hay persona en este mundo que admire más tu inteligencia, que yo. Eres mío porque te entregaste a mí de la manera más pura que pueda existir, eres mío porque yo también me entregué a ti totalmente y así cerramos el pacto. Eres mío porque conozco cada uno de tus errores y fracasos (o al menos los que me has querido contar). Eres mío porque a pesar de todas las cosas que han sucedido entre nosotros, porque a pesar de todos los años que han pasado, aún me miras como cuando apenas nos conocíamos pero con la madurez que solo la experiencia te puede dar. Eres mío porque quieres que te tenga, que te acompañe, que crezcamos juntos. Eres mío porque eres libre y aun así regresas para que riamos juntos. Eres mío por muchas cosas más que no podría alcanzar a describir, por la incalculable manera en que nos hemos amado.

Pero una de las razones principales y fundamentales por las cuales eres mío, es porque no me necesitas para vivir. Eres mío porque así lo decides cada día, sin que yo te lo tenga que pedir. Sin que haya algún condicionante entre ambos. Es simple cariño, conocerte desde los pies hasta el alma como sugiere mi título, no bastaría si no me eligieras cada día y yo a ti.

Eres mío porque eso quieres.

Eres mío porque estoy impregnada dentro de ti.

Eres mío porque yo también soy tuya.

Y eso querido, ya lo sabes, jamás va a cambiar.

Fuente: upsocl