Entre mis ganas de irme y quedarme siempre esta él.

Después de un tiempo me convertí en la persona más absurda sobre la tierra, o al menos en mi ciudad. Decido rotundamente olvidarte no saber más de tu existencia, eliminarte de cualquier red social existente, pero mi ímpetu se doblega al instante.

Imagen: Weheartit

Es una constante lucha entre mi corazón y mi mente, sin saber con claridad donde estás tú, todo se vuelve un total enredo de sentimientos y emociones que aparecen y desaparecen. Es como ir en el asiento del auto pensando en todos los planes de tu vida, tu futuro, todo lo que añoras y lo que hasta ahora has logrado para conseguir todo eso, y de repente “Puff” aparece su recuerdo de la nada como Aladin al frotar la lámpara mágica, y aun sabiendo que su recuerdo solo trunca todo lo que antes paso por tu mente su aparición hace que tus pensamientos cambien de dirección.

Imagen: Weheartit

A ciencia cierta no sé, si esto de ir en auto con una canción melancólica de fondo hace que mi corazón estalle de emoción y bloquee el libre razonamiento de mi mente pero como un bandido se apodera de una parte importante en mí. Ya no sé a quién culpar, si al presente o al pasado solo sé que el bloquea mi futuro y me da terror caer de nuevo entre sus brazos.

Imagen: Pinterest

Cómo lucho con mi yo interior, cómo le hago entender que no es necesario seguir lastimándose con el fantasma de un amor toxico que trae más desdicha que dicha, aunque cada vez que aparece me inspira a pecar cada vez que lo conozco más estoy segura que poco me conviene; pero sigo aferrada a un pasado lleno de costumbre a un modelo errado de amor y de pasión. Sé lo que quiero y estoy completamente segura de ello pero ahí está él con pocas ganas de quererse ir. Quiero irme y ser libre ya de ese amor pero estoy entre esto y mis ganas de quedarme.

Imagen: Pinterest