Eres mis pecados capitales.

Y es que contigo cometo cada uno de ellos.

 

Imagen: Weheartit

 

Me provocas tanto que no me resistiría en probarte cada vez que me dé la gana y por eso solo te quiero para mi, sin importar el que dirán quiero que seas solo mío y de nadie más. La gula se apodera de mí por tu culpa y sin embargo prefiero seguir así. Eres todo lo que quiero junto a mí al despertar, estas; y la pereza me invade por el simple hecho de permanecer todo el día a tu lado envueltos entre las sabanas.

 

Imagen: Weheartit

 

Es que te quiero solo a mi lado no te quiero compartir, eres la lujuria en su mejor presentación y sin compasión me embriagas para convertirme en una persona quisquillosa. Tu vanidad hace que me convierta en alguien similar a ti, me transformo cuando estoy contigo y quiero más y más. Se me olvidan ciertos valores y esa humildad con la que crecí se cae de mis manos cuando la avaricia por querer absolutamente todo de ti llega a mis manos.

 

Imagen: Weheartit

 

Son las emociones y los pecados que se apoderan de mi mente y cuerpo, pues a veces dejo a un lado los pensamientos que retumban en mis oídos y solo me dejo influenciar por mi cuerpo y sus necesidades. Tú eres una mezcla de pecados y me arrastras cuando estoy a tu lado, me causaría envidia que otra sea sonsacada por ti y aproveche todo lo que desde hace años yo llevo haciendo, me llenaría de ira y saldría de mi esa mujer que solo tu controlas con besos.

 

Imagen: Weheartit

 

Me transformas, conviertes a esa mujer sumisa que a veces me invade en la más grande pecadora de esta gran ciudad, tú eres mis siete pecados capitales.

 

Imagen: Weheartit