Hay momentos que tatúan sin tinta.

Instantes que se quedaron en el recuerdo, en mi mente como un mándala tatuado en la piel.

Imagen: Pinterest

De niña siempre veía personas con dibujos en su piel, y me preguntaba ¿Cómo hacen para conservarlos y que no se dañen con el agua?

Imagen: Pinterest

Al crecer entendí que no solo son dibujos permanentes si no que la mayoría lo hace con algún significado en especial, cómo una dedicatoria. Otros solo lo interpretan cómo un arte haciendo un tributo a su vida bohemia; pero luego de ver miles de personas cómo lienzos que caminan, me pregunto ¿Ademas de su piel cuantos momentos y recuerdos deben tener tatuados en su mente?. Por mi parte, tengo más en mi mente y corazón que incluso doblan la cantidad de pecas y lunares en mi piel.

Imagen: Pinterest

Algunas veces e querido tatuar mi piel cómo todas estas personas; con alguna imagen singular, pero luego recuerdo todos esos momentos compartidos y no veo la necesidad de utilizar tinta. Recuerdos de todo los tipos y tamaños; a color, blanco y negro, incluso en una escala de grises. Instantes que no se borran con el agua de la ducha, pues irónicamente llegan a mi mente como gotas de agua cuando estoy debajo de ella. Es gracioso saber cómo en éste momento tan privado del día donde queremos eliminar las impurezas de nuestro cuerpo las de la mente aparecen.

Imagen: Pinterest

Y es que a pesar de todos los momentos nunca son los mismos, jamas serán repetidos. Por lo general esos donde una persona especial se involucra son los que nos marcan más. Personas que  con su presencia y calidez sellaron nuestra alma, más las que ya no están a nuestro lado. Por otra parte están esas o ese para ser más explicita que dibujo momentos con una tinta sin color llamada pasión, esa generosa sustancia que no se puede describir pero que nos transformó de adentro hacia afuera.

Imagen: Pinterest

La vida nos trata con tanta ironía que nos marca con ese dulce y a veces sabor amargo disfrazado cómo momentos, llenos de frío o de calor. Los que nos hicieron estremecer por dentro, y que aún lo hacen cuando llegan como cintas de película a nuestra mente. Son instantes que sencillamente nunca se perderán al pasar el tiempo y más cuando el ser amado está involucrado. Sencillamente no necesitan tinta para marcar.

Imagen: Pinterest