Todo mujeriego termina por encontrarse con la horma de sus zapatos

Él pensó que sería muy fácil conquistarme. Yo me propuse enseñarle que no todas las mujeres somos iguales.

Imagen: Pinterest

El típico hombre que se siente guapo e irresistible, con el que todas las mujeres babean y piden ser las afortunadas que se queden con su corazón, ser la única y la última. Así era él, altanero, engreído, seguro de sí mismo, vanidoso y con un ego que nadie lo superaba. Pensó que esa noche me iría tan fácilmente con él a su departamento. Que con un par de tragos, algunas palabras bonitas y su tan ya conocida ‘movida’ caería rendida completamente a sus pies.

 

Imagen: Pinterest

 

Pero después de salir de ese bar, me dirigí a mi casa y dormí sola, plácida y cómodamente en mi habitación. Fue divertido ver su cara cuando le dije que había llegado sola y que de la misma manera me retiraría del lugar. Bueno, al menos intercambiamos números de teléfono y desde entonces insistió en salir conmigo.

 

Every part of me wants you // Picture from Amy Van den bossche
Imagen: Pinterest

 

Y claro que lo hicimos. Pero nuestros encuentros jamás terminaron donde él esperaba. Siempre había un plan B con el cual evitar llegar hasta su cama. Y no es que lo estuviera torturando, simplemente no quería ser una más en su lista de acostones, yo no soy de esas y él no sería el primero en conseguirlo.

 

@bypeterdibussolo
Imagen: Pinterest

 

Poco a poco las conversaciones se volvieron más profundas; su ansiedad por vernos se había convertido en atenciones, en detalles. Nos fuimos conociendo en un mejor sentido, notaba la sinceridad en sus ojos. Sus palabras ya no eran las de un conquistador cualquiera que logra su objetivo y desaparece cual ladrón en una noche; eran las de un hombre que decide compartirse con una mujer.

 

Imagen: Pinterest

 

Ese hombre que había llegado a mi vida como un ‘Don Juan’ ahora se había robado mi corazón y yo el de él; en su afán de seducirme, me fue conociendo y poco a poco nos fuimos compaginando más y más. Yo, en mi intento por enseñarle que no todas las mujeres somos tontas sólo conseguí enamorarme. Ahora sé que siempre existirán personas destinadas a estar juntas y contra eso nadie puede hacer más que tomar el riesgo.

 

L'amour est un feu brûlant... sans flammes, ni braises... et pourtant il peut tout consumer, y compris lui-même...
Imagen: Pinterest