Ni nací el día que te conocí, ni moriré el día que te vayas

El error de muchos hombres es creer que una mujer no puede decirte las cosas como son, que según ustedes cuando decimos “no” es “si”, psicología inversa le llaman. Aunque muchas veces es cierto y funciona. Cuando se trata de mí no sirve. Conmigo no hay segundas, ni terceras. El día que te diga que no es porque es la verdad  no quiero que pienses que me hago la difícil. Lo que quiero que es no insistas. Conmigo es más fácil de lo que crees, no suponga solo escúchame, oye cada palabra que te digo, porque cada uno tiene un significado y me gusta jugar mucho con ellas. Recuerda, siempre te hablaré de frente para no tener mal entendidos.

 

 

Imagen: Weheartit

 

 

Mis “tal vez”, “quizá”, “podría ser” significa lo que son, no estoy segura pero no descarto nada. Mi “si”, de igual manera, acepto lo que me propones, quiero, puedo y tengo ganas.

Si quiero algo de ti, te lo digo, si te necesito, te lo haré saber, si quiero besarte, te beso. Expreso lo que siento, soy como un libro abierto, cualquiera puede leerme pero solo si eres un lector empedernido. También tengo páginas en blanco que cada día se van escribiendo.

 

Imagen: Weheartit

 

 

A mí solo me vale las primeras veces, aunque suene un poco triste. Si no funcionó hay que seguir cada uno su rumbo, no me ruegues, porque solo hará que te deteste, que te vuelvas mi verdugo. No vale la pena hay más chicas. Ya se te pasará.

 

Imagen: Weheartit

 

 

Cuando amo lo hago bien, me entrego total; las despedidas y las rupturas las acepto con la mirada de frente sé dar un paso al costado aunque muchas veces duela. No volverás a saber más de mí, si lo deseas. Soy lo que ves. Sin intenciones ocultas y sueño con vivir en un mundo lejano pero sincero.

 

Imagen: Pinterest