Para que nada nos separe, que nada nos una.

Bien lo dice Pablo Neruda, y le daré un poco la razón. La sociedad siempre nos ha inculcado esto de casarnos con velo y corona, pero en plenos siglo XXI creo que este acto ya se ha perdido un poco.

Imagen: Pinterest

Preferimos la comodidad de convivir con quien amamos o queremos que el compromiso de algo más formal, algunas veces por miedo, otras por costumbre o casi siempre por ser más relajado o realista. Cosa que a muchos no les agrada sobre todo a esos familiares con todos los años del mundo.

Imagen: Pinterest

Pero, qué tiene de malo tener una relación de pareja donde solo exista la sana convivencia, y no es que esté en contra del matrimonio, solo que es de libre albedrío que cada quien viva a su modo. Existen miles de parejas que utilizan esto como un experimento para ver que tanto se soportan y si en realidad se quieren como ellos mismos lo afirman, y estoy totalmente de acuerdo en eso de convivir antes de vivir y hacer las cosas más formales, solo así entendemos y comprendemos al otro con todas las letras que la palabra amor merece.

Imagen: Pinterest

Que el mundo esté en contra ya es cosa de cada quien, si la felicidad, fidelidad, complicidad y respeto existen lo demás será un plus que luego llega al matrimonio. Porque cuando en realidad amas de corazón querrás pasar el resto de tus días junto a esa persona, y el matrimonio es algo que solo llegara para fortalecer la unión.

Imagen: Pinterest

Para que nadie te separe de tu amado, mejor que nada los una; porque no siempre los separa un tercero si no la convivencia toxica entre los dos. Únete a esa persona solo cuando ambos sientan de corazón que es necesario.