No estás acabada, sólo estás aprendiendo lo que es la vida

Siempre existirán situaciones que te hagan creer que tu vida está “perdida”.

Pero no, no es así. Cada cosa que sucede en nuestra vida tiene un porque.

Es por eso que no estás acabada cuando esa persona que creías que estaría contigo para toda la vida, ser va. Porque aunque las rupturas sentimentales suelen dejar en ruinas el corazón de las personas, es algo que necesitas vivir para aprender que las personas son temporales y de todas ellas puedes sacar una lección.

No estás acabada si has sido despedida de tu trabajo por primera vez. Es seguro que entrarás en una crisis total, aun así no te agradara este trabajo, es el momento oportuno para plantearte lo que verdaderamente deseas hacer con tu vida.

Imagen: unsplash

No estás perdida cuando sientes que estás perdiendo a todas las personas que amas. Sucede que en algún momento los problemas, discusiones y diferencias te pueden alejar de tu familia, pareja o amigos, este es entonces el momento adecuado para crecer personalmente. La distancia logra que valoremos las relaciones que realmente son importantes para nosotros.

No estás acabada cuando decidiste dejar la carrera profesional que creías tu vocación. Porque puedes pasar años enteros sumida en algo que no te llena y de pronto descubrir que puedes dedicarte a algo que realmente te hace feliz. A veces simplemente las cosas no estás destinadas a ser y para saber lo que quieres debes arriesgarte.

Imagen: Pinterest

No estás acabada cuando decepcionaste o heriste profundamente a alguien que amas. Los errores son parte esencial del crecimiento de cada persona, somos humanos y aunque esto no justifique nuestro proceder, siempre podemos convertir nuestro arrepentimiento en buenas obras.

No estás acabada cuando te decepcionaste a ti misma. Porque actuaste de una forma que no te enorgullece y hacer las paces contigo misma es lo más difícil pero no imposible. Es el momento para perdonarte y replantearte que quieres y no hacer en tu vida.