No estoy hecha para relaciones de amor  

 Se acabó… otra vez el mismo sentimiento… frustración, impotencia… el sabor amargo de terminar una relación. Te das a cuenta que hace mucho no tienes una relación larga, duradera. No llegas a conocer alguien que haya tenido el detalle de percatarse de tus tipos de sonrisas para cada ocasión: cuando te enojas, cuando disimulas, cuando eres feliz completamente, cuando sonríes por compromiso, etc. Todavía no aparece ese hombre que te haga pensar en un futuro junto.

 

Imagen: Weheartit

 

 

¿Qué sucede? ¿Por qué en estos últimos años tus relaciones no duran más que 3 a 5 meses? Al comienzo sientes toda la emoción y el entusiasmo, pero poco a poco le pierdes el gusto, las ganas que tenías por tu pareja se van esfumando. No te llena, sientes que le falta más momentos a tu vida, sientes que con él pierdes oportunidades.

 

Imagen: Pinterest

 

 

Tus sentimientos son contradictorios, por un lado sientes que él es tu ancla no te deja ser libre, sin embargo eso no impide que no lo ames porque por alguna razón estas con él. Ese hombre que tienes a tu lado como tú le importas no es indiferente y nota tu extraña e indecisa actitud respecto a la relación, te entiende y es paciente. Pero llega un momento que el vaso de agua se rebasa, te enfrenta quiere saber que está pasando. Es ahí cuando todo se complica, tú no puedes evitar expresar lo que sientes. Y sabes que es el principio del fin.

 

 

Imagen: Pinterest

 

 

Porque sientes que eres incapaz que mantener una relación a largo plazo, porque piensas que el problema eres tú, que algo en ti esta averiado, porque sientes que te ahogas. Lo que ocurre es tú eres un alma libre y muy pocos entienden eso. Si te sientes triste por tu relación fallida, desahógate, llora todo lo que quieras no te lo guardes, verás cómo te sientes mejor después. Y vuelve a disfrutar el día a día, ya llegará alguien que no te corte las alas, que comprenda que tú no naciste para estar en una jaula, sino para recorrer el mundo.

 

 

Imagen: Pinterest