No intentes sacarla del infierno, sí así la conociste, ámala.

Sí así la conociste, ámala.

No intentes curarle las cicatrices, recoger sus lágrimas o incluso vestirle con ropa mejor. Ella es auténtica y compleja, pues sabe cómo curarse y alentarse sola. No necesita prendas ni artículos de belleza de marca, su belleza interior y la refleja con su alma.

 

Imagen: Weheartit.

 

Es de alma introvertida pero de espíritu alegre, algo raro para muchos pero un afrodisíaco para quien sepa conocerle. Quizás el error esté ahí, y por eso muchos la han mandado al infierno del que tu intentas sacarla.

 

Imagen: Weheartit.

 

Ella es libre aunque tenga los tobillos llenos de cicatrices, lo oculta con confianza pues sabe que nadie más que ella tuvo la culpa en esto, de los amores fugaces. Esos que crees llegan con buenas intenciones, cuando lo único que hacen es atarte a algo toxico y que de amor no tiene absolutamente nada.

 

Imagen: Weheartit.

 

Ella siempre anduvo sola y no le dolía, prefería hacerlo de ese cómodo que seguir acompañada y sentirse peor de solitaria. Es un alma que aún tiene más salvación que muchas otras, con algunos errores y pecados que tienen todo el derecho del perdón. Con secretos y momentos ocultos en cada rincón de su habitación y con algunos tantos en las habitaciones de otros.

 

Imagen: Weheartit.

 

Su locura puede sea la ciencia que capto tu atención, que te llena de risas y alguna que otra vez de incógnitas, pues no entiendes cómo puede existir tanto en un cuerpo tan pequeño como el de ella. Pero aun así, no intentes sacarla de su infierno, tal vez deberías entrar un instante y quemarte con ella. Porque a pesar de su errores está más llena de virtudes que te harán sacudir con unos cuantos latidos.

 

Imagen: Weheartit.