No eres su primera opción

Ya es hora de que aceptes el porqué.

No eres su primera opción porque simple y dolorosamente, no le importas. Porque no tiene interés de hablar contigo y cuando tu lo haces, te deja en visto. Está más claro que el agua, te está diciendo: No, gracias, pero no.

No eres su primera opción porque con seguridad tiene una pareja, por lo cual solo te busca cuando está a solas. Así que piensa si volverás a contestarle, está situación no es justa para nadie.

Imagen: Pinterest

No eres su primera opción porque está muy ocupado: con su vida y sus quehaceres. Todos tenemos deberes pero siempre podría darse un tiempo para hablarte. Si quisiera.

No eres su primera opción pero trata de que no le olvides enviando un par de mensajes. Porque aunque no está seguro de estar contigo, tampoco quiere perderte.

No eres su primera opción, día algún plan le falla serás el plan B para no desperdiciar la noche.

Imagen: Pinterest

No eres su primera opción porque suele acordarse de ti cuando está aburrido y ha agotado toda posibilidad de hablar con otra persona.

No eres su primera opción, tal vez solo por estrategia. Porque tal vez quiere hacerse el interesante. Y aunque realmente le importas, prefiere no darse tan fácil.

No eres su primera opción porque tal vez no le pareces nada interesante. No hay de donde crear conversaciones y prefiere que tú trates de hablarle.

Imagen: Pinterest

No eres su primera opción porque anda probando con otras cuatro. De todo el “ramillete” de mujeres con las que habla, hay alguien que le interesa más y no eres tú.

No eres su primera opción porque sus llamadas empiezan los Viernes en la noche hasta que aceptes salir para un encuentro casual, pero los Lunes ni se aparece.

Así que ya entiéndelo y deja de perder el tiempo. No eres su primera opción y no tienes que esperar a serlo.