No se puede olvidar a la Reina, jugando a las Damas.

Y que quede bien en claro, cuando estás jugando con quien te ha tratado como su Rey, por estar al pendiente de otra dama, estás propenso a perder el juego y a esa compañera que cuidaba su reino por ti y para ti.

 

Imagen: Weheartit

 

Sencillamente aunque todas somos mujeres, delicadas doncellas, reinas, princesas, plebeyas y todo lo demás, cada hombre siempre tendrá una única reina en especial, y por muy cursi que suene esto ¡Consérvenla, carajo! Porque después encontrar una similar será complicado, y difícil de olvidar a la que por mucho tiempo tuvieron a su lado.

 

Imagen: Weheartit

 

No hablo de relaciones casuales, noviazgos o encuentros pasajeros. Matrimonio y unión, ese que escogieron compartir con una sola mujer a la que juraron amar hasta la muerte, con quien el cariño y la confianza siempre debería estar presente si ella muestra lo mismo por ti.

 

Imagen: Weheartit

 

Entonces para qué buscar en otro lado lo que ya tienes en casa, por qué jugar a las damas si en casa te espera una que te trata como su Rey. Si bien es cierto que muchos matrimonios se van deteriorando al pasar el tiempo por acciones que sencillamente alguna de las partes e incluso ambas van ocasionando, existen soluciones o lo más radical llamada divorcio.

 

Imagen: Weheartit

 

De qué sirve asar dos conejos a la vez si sabes que se te puede quemar alguno, donde lamentablemente casi siempre será esa quien te espera en casa al final del día y te prepara el desayuno al iniciar el siguiente. Quien te acepta como una Dama es un poco difícil que te trate como a su Rey.

 

Imagen: Weheartit